En el anterior post sobre comunicación corporativa ya mencionábamos a los stakeholders. A la comunicación con ellos vamos a dedicar esta entrada.

En el día a día de una empresa se establecen lazos de comunicación con distintos “actores” de nuestro entorno, interactuamos con ellos y son necesarios para que la empresa tenga sentido. Como también decíamos en el anterior post, la empresa es un ente social, y como tal, vive en un ecosistema constituido por una comunidad.

Según la definición de  R.E. Freeman, un stakeholder es es cualquier grupo o individuo que afecta o es afectado por las actividades de una empresa. Ellos son quien queremos que nos perciban como un ente sano y vivo.

Por eso debemos conocer bien los atributos de nuestros interlocutores, ya que esto es definitivo para el buen funcionamiento de la empresa. Entonces ¿debemos mantener actualizada nuestra comunicación con cada uno de ellos? Ese sería el primer paso para una buena relación.

¿Cuáles son los tipos de stakeholders?

 

Según hemos dicho los stakeholders pueden definirse como los actores sociales que rodean la actividad de la empresa y que pueden verse afectados por ella: trabajadores, clientes, posibles clientes, proveedores, competencia, entre otros.

Los podemos diferenciar en primarios y secundarios según su tipología. Los stakeholders primarios serían: accionistas, clientes y trabajadores. Los stakeholders secundarios estarían constituidos por la competencia o comunidad.

Conocer a nuestros stakeholders, saber cómo respiran, cuáles son sus necesidades sus puntos fuertes o débiles, su tiempo y su calendario. Saber que esperan de nosotros es muy importante para así poder anticiparnos a sus peticiones.

En este sentido mantener el control de nuestros canales de comunicación con los stakeholders nos ayudarán al funcionamiento de nuestra comunidad entendida como un todo social.

Qué hacer para tener una buena comunicación con nuestros Stakeholders

 

Como en todas las relaciones hay una serie de pautas a seguir que nos ayudaran a tener una buena comunicación fluida con nuestros interlocutores. Estas recomendaciones son aplicables prácticamente para toda relación social.

Ante todo siempre mantener la claridad en los mensajes. Identificar el mejor formato para ello y mantener una línea en el tiempo.

Identificar también cuál es el mejor canal de comunicación: correo electrónico, plataformas en línea, vía telefónica, redes sociales, etc.

Actitud proactiva y abierta. La actitud con nuestros stakeholders es fundamental. Una actitud flexible, abierta y proactiva ante los proyectos es vital. Esto ayuda a que las relaciones tengan una continuidad en el tiempo, para ello agendaremos las reuniones y llevaremos un control del calendario. Escribir mails, los comentarios en redes sociales, responder cuestionarios…Participar en acciones o eventos organizados por la compañía también es una forma de comunicación.

Cuidar la comunicación entre el Dircom & CEO. En el caso de los directivos se debe establecer una relación de igual a igual con ellos. Y por supuesto siempre que se hable que sea para bien y con una actitud positiva.

Una de las funciones y de lo que se espera de un CEO es que mantenga una comunicación correcta y fluida con todos los grupos de interés, ya que la tarea de un CEO abarca desde el control de objetivos a la gestión de personas, pero también debe ser un buen comunicador. Para ello, saber por quién asesorarse y apoyarse en la labor de la agencia de comunicación le puede aportar mucha seguridad.

 

COMUNICACIÓN CORPORATIVA

Tus necesidades de comunicación son nuestro motor

Más Información
The following two tabs change content below.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.más información

ACEPTAR

Pin It on Pinterest