Dentro del marketing, el denominado marketing relacional es la parte más “humana” de la relación con el cliente. Si consigues entender bien sus necesidades, cuidarlo  y, por tanto, que el servicio sea a medida y personalizado,  las bases están sentadas. Esto puede ser el principio de una gran amistad.

Cuidar de tus clientes es un ejercicio de valor

Sabemos que hoy en día la competencia en todos los sectores es altísima. El cliente se quedará dónde mejor le traten, le entiendan y le cuiden; además de maximizar sus resultados. Así, todo lo que puede aportarte el marketing relacional es positivo. En este sentido, es posible conseguir que el beneficio sea bidireccional. De esta forma, se podrán establecer relaciones pensadas para durar en el tiempo persiguiendo la confianza y la fidelización del cliente optimizando el servicio.

Esto, que en un principio puede sonar a que te tienes que ir de convivencia con tu cliente, no es estrictamente así, aunque ya sabemos que hay muchas acciones y experiencias que, si están bien planteadas,  favorecerán, como decimos, a ambas partes.

Por ejemplo, participar en algún taller de trabajo para conocer de cerca cuál es el servicio que tu cliente está ofreciendo. Si tu cliente vende una aventura en la selva es interesante que vivas esta experiencia o si vende ostras francesas es una buena oportunidad para probarlas.

Con estas prácticas estamos buscando la colaboración y la empatía para alinearnos con nuestro cliente a través de la innovación y la  creatividad aplicada día a día.

Pero ¿qué te aporta a ti como empresa?

A través del marketing relacional se maximizan los beneficios de la empresa. Se trabaja mejor. Con más confianza. Los contratos se alargan en el tiempo porque  el cliente siente la complicidad, resultado de una relación más estrecha gracias a la filosofía del marketing relacional.

Cuáles son los aspectos a tener en cuenta en el marketing relacional:

 El cliente es nuestra musa: Es el centro de nuestros pensamientos y nuestras plegarias a la hora de hacer la estrategia de comunicación. Así estaremos pendientes de cuáles son sus prioridades, cuáles son sus deseos y necesidades.

 Un matrimonio para toda la vida. Nuestro objetivo es que el cliente nos elija y se quede con nosotros para siempre. Perseguiremos la fidelización sobre todas las cosas.

 Lo que es bueno para mí es bueno para ti: Para que la simbiosis sea realmente fructífera debe ser buena para ambas partes. Es decir, el famoso win-win, como se conoce ahora, y así debe ser planteada.

 Personalización:  La personalización del servicio pasa por la personalización de los mensajes. La forma de llegar y emocionar al cliente es mediante la segmentación del público objetivo, no puedes dirigirte a todos si quieres llegar al tuyo. Tenerlo controlado y, gracias a la digitalización, estar muy al tanto de su feedback.

 Comunicación a medio-largo plazo: Como hemos comentado, la fidelización es uno de los objetivos principales del marketing relacional. Si nos esforzamos en fidelizar a los clientes mediante la calidad de la comunicación con ellos repercutirá en la calidad del servicio y conseguiremos una relación duradera en el tiempo.

Bien, estas son algunas de las acciones que pueden favorecer la buena relación y buena comunicación con tu cliente. Ponerlas en práctica no cuesta nada y vale mucho.

Consulta gratuita

¿Quieres conocernos? Estaremos encantados de establecer una relación.

The following two tabs change content below.
Irene Guerrero Delgado

Irene Guerrero Delgado

Relaciones informativas | Marketing de contenidos | RRPP

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.más información

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest