El turismo y la estacionalidad

La estacionalidad en las empresas turísticas, especialmente en los hoteles, es una realidad con la que cuentan a la hora de organizar sus actividades de marketing anuales. Podríamos decir que la estacionalidad viene determinada tanto por el clima como por los periodos vacacionales.

Sin embargo, cada vez más gente prefiere viajar cuando las ciudades no están masificadas, para poder disfrutar más de ellas. Por lo tanto, lo que tenemos que hacer es sacarle partido a esa posibilidad.

Muchos hoteles reducen sus publicaciones en redes sociales durante la temporada baja o, incluso, los que cierran, dejan de publicar. Debemos, por tanto, separar dos tipos de establecimientos. Por un lado están los que siguen abiertos pero se reduce considerablemente el número de reservas y, por otro lado, los que cierran durante una época del año.

Tanto para unos como para otros es esencial seguir trabajando la comunicación digital. En el caso de los primeros, para ir fomentando durante los meses más frescos las ganas, motivando la necesidad de desconectar y, por supuesto, seguir estando presentes, ya que el hotel habrá cerrado temporalmente, pero los usuarios no han desaparecido.

El trabajo en redes sociales es una labor de fondo, ya que, se van conformando los valores de marca y es uno de los mejores lugares para hacerlos visibles. Dejar de comunicar tiraría por el suelo estos valores de marca, que tanto trabajo lleva construir.

Si tu problema es que no sabes qué publicar ahora que el hotel está cerrado sácale partido a eso mismo. Puedes escribir un post sobre por qué existe la estacionalidad en el sector hotelero, como afecta o perjudica tanto al dueño como a los usuarios, puedes contar qué trabajos se realizan en el hotel mientras está cerrado, pide opinión si vas a hacer cambios… ¡Comunica! Ese es el objetivo.

En el caso de los que bajan su actividad, el objetivo debe enfocarse en ofrecer experiencias para las que dé igual si brilla el sol o hay nubes y sacar más partido a otros intereses de la ciudad. Por ejemplo, si es un destino con playa, vamos a intentar buscar qué otros puntos atractivos tiene el lugar como rutas, iglesias, pueblos vecinos (cuidado con este punto, no vayamos a mandar a los usuarios al hotel del pueblo de al lado), miradores, centro de la ciudad y así un largo etcétera.

Tenemos que pensar que el público busca playa cuando hace buen tiempo y puede disfrutarla, sino, se decantará por otras actividades, por lo tanto, debemos trabajar más que nunca para sacarle partido al resto de atractivos de la ciudad.

Otro punto a tener en cuenta para afrontar la estacionalidad es buscar la complementariedad con otros actores. Es decir, si se celebra un congreso, un encuentro entre blogueros, un concurso de moda, una feria textil… Sea lo que sea, debemos tener un calendario perfectamente organizado para atraer al máximo a nuestros posibles huéspedes.

Además, tenemos que tener presente que, dado que la estacionalidad es un hecho en el sector turístico, mucha parte de nuestra competencia decidirá bajar su actividad o pausarla. Por lo tanto, ¿qué mejor momento para destacar por encima del resto?

¡No pienses que es un trabajo en balde! Son esas miguitas que van recogiendo las hormigas para tener comida durante el invierno. Cambiamos las estaciones, pero el objetivo es el mismo. Así que, ¡ya sabes! Convierte la lluvia en lluvia de ideas.

Ebook Marketing Turístico

The following two tabs change content below.
Paloma Pérez
Periodista | Consultora de Marketing y Comunicación | Escritora | ¡Encantada de echarte una mano para lo que necesites!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.más información

ACEPTAR

Pin It on Pinterest